De Pamplona a Logroño, entre el románico y la gastronomía.

Hace dos post os dejé en Pamplona, hoy voy a retomar ese viaje virtual por el Camino de Santiago, os voy a contar los últimos tres días, desde la capital navarra hasta que pisé tierras riojanas, hasta las capital del vino, Logroño.

conungarabato

El día nos amaneció lluvioso, con temperaturas frescas características de esas horas. Pasamos por la calle Mayor muy distinta a como estaba la tarde anterior, vacía de gente. Rodeamos la Ciudadela cruzándonos con algún que otro deportista matutino, sin perder ojo en las conchas que nos guiaban hasta abandonar Pamplona.

El Camino de Santiago sale de la capital navarra por la carretera que la comunica con Logroño. La primera parada la hicimos en Cizur Menor, visitando la iglesia del antiguo hospital y monasterio de la orden de San Juan de Jerusalén, recomiendo desviarse unos metros y subir hasta la iglesia de San Emeterio y San Celedonio desde donde tenemos unas maravillosas vistas de lo que hemos dejado atrás, Pamplona.

Iglesia de San Emeterio y San Celedonio

Iglesia de San Emeterio y San Celedonio

Fuente medieval en Cizur Menor

Fuente medieval en Cizur Menor

Tras abandonar Cizur Menor acompañados de los monótonos unifamiliares que han surgido en nuestras ciudades y pueblos durante la última burbuja inmobiliaria, nos damos cuenta de un cambio en el paisaje, dejamos atrás los bosques de hayas y pinos por praderas llenas de cereales.

conungarabato

Es entonces cuando comienza una de las etapas más vistosas de nuestro Camino alejándonos de la carretera para discurrir por caminos y sendas forestales que nos llevan por lomas y campos de trigo o cebada.

Llegamos a Zariquiegui, pueblo lleno de casas con blasones, algunos impresionantes y con la iglesia barroca donde encontramos el escudo de la Orden de Malta. Abandonado el pueblo encaramos la subida al Alto del Perdón.

Tras discurrir por campos y con la vista puesta en los molinos de viento que coronan el Alto del Perdón iniciamos el camino por un sendero rodeados de arbustos, estos dos últimos km se hacen más llevaderos por la fuente Reniega.

Entonces es cuando alcanzamos a los 770 m. de altitud la cima del Alto del Perdón donde se instaló en 1994 el primer parque eólico de Navarra y donde encontramos una escultura, realizada en chapa, obra de Vicente Galbete y que representa a una serie de peregrinos, acompañados por una frase que me encantó “Donde se cruza el camino del viento con el de las estrellas”.

Alto del Perdón

Alto del Perdón

Después de despedirnos definitivamente de Pamplona nos disponemos a bajar entre maravillosas vistas y pedregosos caminos que los podemos llamar como “rompe-rodillas”.

El clima entonces nos cambia, las temperaturas son más cálidas lo que propicia el cambio de vegetación. Aparecen viñas, almendros y carrascas. El primer pueblo que cruzamos es Uterga, encontrando, en la entrada, una cruz de Santiago de hierro y una imagen blanca de la Virgen que según dicen fue puesta por un peregrino.

Más adelante llegamos a Muruzábal con su iglesia de San Esteban, continuamos hacia Obanos con un carácter medieval. Es en su amplia plaza se encuentra la iglesia de San Juan Bautista construida a principios de siglo XX en sustitución a un templo anterior, de estilo neogótico y realizada en sillería.

Iglesia de San Juan Bautista

Iglesia de San Juan Bautista

Frontón de Obanos

Frontón de Obanos

Obanos es el lugar, según la tradición, donde se juntan el Camino Francés y el Camino Aragonés. Pasamos por el monumento a dicho lugar y nos encaramos dirección a Puente la Reina que sería nuestro final de etapa aquel día.

Monumento al lugar donde se encuentran el camino Francés y el Aragonés

Monumento al lugar donde se encuentran el camino Francés y el Aragonés

Por fin llegamos a Puente la Reina, villa volcada completamente con el Camino.

Hoy quedan como testimonios de su glorioso pasado las calles rectilíneas, jalonadas por casas y palacios blasonados, con aleros sobresalientes y balaustres de rejería.

Tras pasar el monumento al peregrino llegamos a la iglesia de Crucifijo, levantada en el siglo XV sobre otra correspondiente a mediados del siglo XII. Componen el conjunto dos naves desiguales yuxtapuestas, que se cubren con sencillas bóvedas de cañón, una de ellas apuntada. Los ábsides son semicirculares, en la portada conviven los estilos románico y gótico, y en el interior encontramos el Crucifijo gótico esculpido con un notable realismo.

Iglesia del Crucifijo

Iglesia del Crucifijo

conungarabato

conungarabato

Tras la iglesia del Crucifijo discurrimos por la calle Mayor, flanqueada por bellos caserones de piedra. Entonces nos encontramos con la iglesia de Santiago el Mayor del siglo XII, aunque en ella coinciden tres estilos, el románico, el gótico y el neoclásico. De planta de cruz, de una sola nave y con bóvedas de crucería. Cabe destacar el pórtico de estilo románico formado por arcos de medio punto que presenta una magnífica decoración.

conungarabato

Puente la Reina se abandona a través de su precioso puente medieval que es una prolongación de la calle Mayor y sirve para salvar el río Arga.

conungarabatoTras hacer noche en un albergue privado, ya que el público estaba lleno, nos encaminamos dirección Estella.

Entre campos de viñas pasamos por Mañeru donde os invito a visitar la parroquia de San Pedro del siglo XVIII, que evoca por su planta redonda las construcciones templarias.

Parroquia de San Pedro

Parroquia de San Pedro

A continuación llegamos a Cirauqui, población que ha mantenido en perfecto estado su casco histórico, adaptado al perfil de una loma que el peregrino va admirando a medida que se va acercando. Destaco la iglesia de San Román del siglo XIII, reconstruida en el siglo XVII y la plaza Mayor que es un bello conjunto soportolado.

Portada Iglesia de San Román. Cirauqui

Portada Iglesia de San Román. Cirauqui

conungarabato

Abandonamos Cirauqui por la calzada romana y un puente romano, desde aquí denunciar su mal estado y que las administraciones deberían poner todos sus recursos en conservarlo. La sorpresa nos la llevamos al salir del pueblo y ver un mapamundi realizado por escolares con motivo del día del medio ambiente.

Mapamundi realizado por escolares

Mapamundi realizado por escolares

Siguiendo la calzada romana y tras salvar el rio Salado por un puente medieval llegamos a Lorca y a su iglesia de San Salvador de románico tardío.

conungarabato

Tras pasar por Villatuerta y visitar la parroquia de la Asunción, románico tardío, hicimos una pequeña parada ya que nuestros pies y nuestro estómago lo necesitaban. Llegamos a Estella a primera hora de la tarde, nuestro final de etapa.

Iglesia de Nuestra señora de la asunción. Vista general fachada norte.

Iglesia de Nuestra señora de la asunción. Vista general fachada norte.

El casco urbano de Estella se encuentra junto a un meandro del rio Ega. Entramos en la ciudad paralelos al río, la tarde era cálida y el sol brillaba en lo alto, es entonces cuando nos encontramos con la preciosa iglesia del Santo Sepulcro.

Nos tenemos que conformar con ver el exterior de la iglesia del Santo Sepulcro ya que siempre permanece cerrada. De todas formas y según una guía que consultamos su interior presenta una nave única y un sólo ábside. Especial atención merece la fachada, representativa del gótico regional. En la parte inferior aparecen dos imágenes, que representan un abad y un obispo. Las arquivoltas, apuntadas, están sin labrar. Apenan en finas columnas con capiteles vegetales. Ocupan el tímpano relieves alusivos a la Pasión, divididos en tres partes, con escenas de la Última Cena, la Crucifixión y la Resurrección de Cristo.

A ambos lados del acceso, en la parte superior del muro, aparecen galerías donde se cobijan los apóstoles.

Portada gótica. Iglesia Santo Sepulcro

Portada gótica. Iglesia Santo Sepulcro

Llegamos al albergue de Estella, ubicado en una casa de varias plantas totalmente reformada y con un patio posterior donde comimos bajo el agradable calor del sol, las habitaciones son de ocho literas con baño y duchas para esa habitación.

Tras descansar un par de horas nos dispusimos a visitar la ciudad. El Camino transcurre por la calle de la Rúa, donde encontraremos varias edificaciones civiles de gran interés como el Palacio de los San Cristobal, el Palacio del Gobernador o el Palacio de los Reyes de Navarra de finales del siglo XII.

Nos recomiendan visitar la Iglesia de San Pedro y nos quedamos con las ganas de visitar el claustro ya que sólo se puede visitar los domingos. De estilo románico, las obras comenzaron a finales del siglo XII. Dividida en tres naves de idéntica altura, carece de crucero y la zona de cabecera presenta tres ábsides semicirculares. La portada presenta arquivoltas apuntadas con una decoración vegetal.

Iglesia de San Pedro

Iglesia de San Pedro

Tras visitar San Pedro cruzamos el rio y nos dirigimos al casco antiguo. Allí visitamos la iglesia de San Miguel. En las inmediaciones de la plaza del Mercado Viejo encontramos esta obra romámica de transición al gótico. Su planta es de tres naves, rematadas en ábsides semicirculares. Mención especial merece la portada principal, protegida por una moderna estructura que reduce considerablemente su encanto. Una magnífica serie de tallas  de imágenes de los ángeles y ancianos  del Apocalipsis. En el tímpano aparece el Pantocrátor y la representación de Cristo en majestad.

Interior Iglesia San Miguel

Interior Iglesia San Miguel

Relieve iglesia San Miguel

Relieve iglesia San Miguel

A la Plaza de los Fueros llena de terrazas, lo que la convierte en un lugar de encuentro, da la fachada de la iglesia de San Juan Bautista de estilo neoclásico que oculta un templo fundado en el siglo XII.  Se accede a través de una sencilla portada románica que nos indica la existencia de un templo románico que nada tiene que ver con su fachada. No nos podemos perder ni su retablo renacentista de gran belleza y su Crucificado gótico del siglo XV.

Iglesia San Juan Bautista

Iglesia San Juan Bautista

No hay que irse de Estella sin visitar la Basílica de Nuestra Señora del Puy, ubicada en lo alto de la ciudad y cansados como estábamos hicimos un último esfuerzo para subir a ver a la patrona de la ciudad. Son impresionantes las vistas que se tienen de la ciudad y que nadie debe de dejar de verlas.

El edificio es de estilo neogótico. Su construcción se inició en 1929 sobre el antiguo tempo y se culminó en 1951. Tanto la planta como la cubierta tienen forma estrellada, elemento que se repite en la decoración y el mobiliario.La iglesia acoge una imagen sedente de la Virgen del Puy de estilo gótico realizada en madera policromada y forrada de plata.

Basílica Nuestra Señora del Puy

Basílica Nuestra Señora del Puy

Otros monumentos y lugares interesantes a ver son la estación de autobuses, el puente medieval o la plaza de los chorros.

Estación de autobuses

Estación de autobuses

Al día siguiente abandonamos Estella más pronto de lo normal, teníamos una jornada muy larga y de muchos kilómetros para que la última etapa fuera breve y pudiéramos llegar a Logroño lo menos cansados posibles.

Nos vamos de la ciudad, abandonando su casco viejo por el portal de Castilla, luego se cruza la carretera y se sube por un suburbio para enfilar lo que nos separa del monasterio de Irache.

Un poco antes de llegar al monasterio, junto al Camino, se localizan las bodegas de Irache. Allí nos encontramos una gran sorpresa, empotrada en una pared de piedra, la fuente del vino. Así dice la inscripción:

¡Peregrino!  Si quieres llegar a Santiago con fuerza y viatalidad, de este gran vino echa un trago y brinda por la felicidad. Fuente de Irache. Fuente del Vino.

Lo lógico es echarse un vino pero nosotros no pudimos probar dicho caldo debido a que del grifo no salía ni gota.

Fuente del vino

Fuente del vino

A pocos metros encontramos el monasterio de Irache erigido por los benedictinos. El templo aparece dividido en tres naves de enorme sencillez cubiertas con bóveda de crucería. Contiene una torre remodelada según los cánones del siglo XVI. La fachada principal es de estilo renacentista y la septentrional de época románica presentando interesantes relieves.El monasterio contiene un claustro gótico del siglo XVI.

Monasterio de Irache

Monasterio de Irache

A partir de aquí el camino se introduce por bosques de coscojas y tierras aradas. Pasamos por Azqueta y enfilamos el camino hacia Villamayor de Monjardín. Antes de llegar y junto al Camino disfrutamos de una magnífica fuente medieval, por cierto, mucho ojo al asomarse, los escalones son muy estrechos y caen en picado sobre el agua.

Fuente medieval

Fuente medieval

Llegamos a Villamayor, tras adquirir fruta visitamos la iglesia tardorrománica de San Andrés Apóstol. Allí tuvimos la suerte de que una señora nos la enseñó, la estaba preparando para las fiestas de mayo. De esta edificación destaca la gravidez y altura de su campanario, que ya la divisavamos desde hacía kilómetros. En su interior se custodia una de las piezas más valiosas de la orfebrería medieval navarra, una cruz procesional de madera recubierta por láminas de plata.

Interior de la iglesia de San Andrés Apóstol

Interior de la iglesia de San Andrés Apóstol

Es entonces cuando el Camino se nos hace pesado, rodeados de campos de cereales y acompañados por una lluvia constante provoca en nosotros un cansancio y unas ganas enormes por llegar a Arcos para así comer en un lugar seco.

conungarabato

Llegamos a Arcos, para muchos peregrinos final de etapa. Nosotros paramos a comer algo caliente para después visitar la iglesia de Santa María.

Sólo tengo una palabra para definir la iglesia, impresionante. La iglesia es un conjunto de estilos, erigida en el estilo románico, al que se le añade con el transcurso de los siglos elementos góticos, renacentistas, barrocos y neoclásicos. Es de una sola nave, con capillas laterales. En la fachada norte se alza la portada plateresca y el campanario reúne rasgos góticos y renacentistas. Adosado a la fachada sur se encuentra el claustro del siglo XV.

Iglesia de Santa María.

Iglesia de Santa María.

Órgano

Órgano

Claustro de la Iglesia de Santa María.

Claustro de la Iglesia de Santa María.

Paso de Semana Santa

Paso de Semana Santa

Tras esta visita abandonamos Los Arcos con un tiempo que nada tenía que ver con el que nos había acompañado toda la mañana. Tansitamos por lomas y campos pasando por Sansol y alcanzando Torres del Río. Este era nuestro fin de etapas pero nos llevamos una desagradable sorpresa, no había sitio en ningún albergue para pasar la noche.

Es entonces cuando evitamos venirnos abajo y decidir pasar la noche en Viana que dista unos diez km. Es así como la etapa más larga de nuestro camino se hizo eterna, pasando de unos 30 km a casi 40. Comimos y bebimos agua para retomar fuerzas y nos pusimos camino a Viana.

Esos 10 km se hicieron eternos, entre campos de secano, por un terreno alomado donde crecen olivos y sin cruzarnos con ningún otro peregrino. Al final divisamos Viana pero nos costó llegar, mis hombros ya ni los sentía. En cuanto llegamos, en el primer albergue que vimos entramos y nos quedamos para descansar. Lo necesitábamos.

En Viana sólo visitamos la iglesia de Santa María, no podiamos más. Monumento Nacional que se construyó entre los siglos XIII y XIV en estilo gótico. La portada meridional fue labrada en la segunda mitad del siglo XVI, a modo de retablo, en forma de concha con abundante decoración escultórica. El interior de la iglesia se divide en cinco naves, dos de capillas abiertas y girola barroca en torno a un ábside poligonal.

conungarabatoconungarabatoconungarabatoEsa noche ni me enteré de ronquidos ni de ruidos ni de nada, estaba agotado. Al día siguiente y a unos ocho km nos esperaba Logroño.

Viñedos cerca de Logroño

Viñedos cerca de Logroño

Ya en Logroño visitamos la catedral de Santa María de la Redonda, su interesante fachada puede observarse cómodamente desde alguna de las terrazas de la plaza del Mercado, que es un espacio soportolado. La monumental portada es barroca del siglo XVIII, en forma de exedra y rebosante de volutas e imágenes. Enmarcando este retablo pétreo, se alzan dos esbeltas torres del mismo periodo.

conungarabato

Detalle de la fachada

Detalle de la fachada

El templo, de tres naves  y capillas laterales, tiene doble deambulatorio y está cubierto por bóvedas estrelladas. En su interior, cabe destacar la Crucifixión, tabla atribuida a Miguel Angel, así como la capilla de la familia Ponce de León. Destaca también la sillería del coro del siglo XVI, el altar barroco y las capillas de los Reyes y de San Ildefonso, que albergan sendos retablos flamencos del XVI.

Retablo de la catedral Santa María la Redonda

Retablo de la catedral Santa María la Redonda

En la cercana plaza de San Bartolomé encontramos la iglesia homónima. El templo fue levantado entre los siglos XII y XVI. La fachada principal es de estilo gótico, el conjunto escultórico de las jambas y el tímpano de la portada, que narra episodios de la vida del santo, es una de las más interesantes de La Rioja.

El interior, de tres naves, se cubre con bóvedas de crucería. Fijaos en el coro, con bóveda rebajada,  y en los dos sepulcros yacentes.

Iglesia de San Bartolomé

Iglesia de San Bartolomé

Después visitamos la iglesia de Santiago, presenta una nave única, con capillas entre los contrafuertes. La fachada sur, obra barroca del XVII, se corona con hornacina que cobija una inmensa escultura de Santiago Matamoros.

Iglesia de Santiago y fuente del peregrino.

Iglesia de Santiago y fuente del peregrino.

Antes de irnos a tapear por Logroño hicimos una parada al Mercado de San Blas, que me recordó a mi entrada sobre los mercados de Valencia “Los tres mercados”. Allí disfrutamos de los olores, colores y sabores de la gastronomía logroñesa. El edificio se construyó en 1929 sobre lo que era antiguamente la iglesia de San Blas.

Mercado

Mercado San Blas

Tras esta visita nos dirigimos al lugar de tapeo por antonomasia que es la calle del Laurel y alrededores. Allí disfrutamos de pinchos realizados con productos riojanos: los champiñones, los embuchados, las migas con chorizos, los cojonudos y un largo etcétera. Todo esto acompañados por unos buenos vinos de la D.O. La Rioja.

Calle Laurel

Calle Laurel

conungarabato

 

Nuestro Camino acabó aquí, pero no es un punto final, es un punto y seguido. Hay que alcanzar a Santiago de Compostela y disfrutar de todos los pueblos, ciudades y lugares hasta llegar a él. Disfrutar de la gastronomía y de sus gentes, por eso el Camino nos tiene que esperar, muy pronto estaremos por allí caminando.

Fotos realizadas por Jose Luis Núñez

Espero vuestras opiniones. Sí tomas información de este blog sólo te pido que indiques de donde la has obtenido y sí te ha gustado compártelo.

 

Anuncios

De St. Jean Pied de Port a Pamplona. Entre naturaleza y arquitectura

Siempre he querido hacer el Camino de Santiago y cuando mi amigo me propuso realizar un tramo ni me lo pensé, cuadramos fechas y decidimos que para el puente de mayo que ya acompaña el tiempo saldríamos de St. Jean Pied de Port en Francia

conungarabato

El Camino no empieza el día que comienzas a andar, sino antes. Preparándote con escapadas como las que realicé a Chelva y al Garbí o preparando la mochila que nunca debe superar al 10 % de tu peso, menos mal que mi amigo me la revisó porque yo me llevaba de todo, meto más cosas de las que voy a utilizar.

Mi aventura comienza un sábado. Salimos con el coche desde Valencia dirección Logroño y una vez llegados a esta ciudad cogimos un autobús hasta Pamplona. Una vez en la capital navarra, te sorprende su estación subterránea de autobuses de los arquitectos Manuel Blasco, Luis Tabuenca y Manuel Sagastume  y situada en un marco incomparable como es la Ciudadela. Una vez desde aquí otro bus hasta St. Pied.

Estación de autobuses de Pamplona

Estación de autobuses de Pamplona

Francia nos recibió con lluvia y cansados como estábamos de un viaje de más de 12 horas nos fuimos al albergue donde disfrutamos de una cena caliente.

A las 06:00 de la mañana encienden las luces del albergue y la gente empieza a levantarse para salir cuanto antes, nosotros ya habíamos decidido que saldríamos una hora más tarde porque queríamos disfrutar del Camino, si sales a las 07.00 todavía es de noche, te pierdes muchas cosas y nosotros no lo íbamos a hacer.

Nuestro punto de partida y el de muchos otros peregrinos comienza en la localidad medieval francesa de Sant Jean de Port. Situada a los pies de los Pirineos, en la región de Aquitania.

La ciudad conserva su muralla medieval rodeando su centro histórico, construida en el siglo XIII y que conserva hoy en día sus cuatro puertas de acceso, la puerta de Navarra, la puerta de Francia, la puerta de Santiago y la puerta torre de Notre Dame junto al puente del rio Nive que da acceso al barrio de España.

conungarabato

Calle de la Ciudadela

conungarabatoconungarabatoconungarabato

 

El corazón histórico de la ciudad son las calles de la Ciudadela y la de España, estrechas y adoquinadas, donde las fachadas de las viviendas están alineadas y donde podemos encontrar una arquitectura conservada y auténtica.

Cabe destacar la iglesia gótica de Notre Dame du Bout du Pont que cuenta con una gran nave, dos coros y los pilares son de piedra roja. Adosada a su estructura se encuentra la puerta de Notre Dame que da acceso a la calle de España, antiguo barrio de comerciantes y artesanos.

A través de este barrio se abandona la ciudad y comienza el camino, se tienen dos opciones una es la ruta de Napoleón y otro es por Valcarlos. Nosotros escogimos el primero, empezamos a ascender por una carretera de montaña y rodeados de rebaños de ovejas, vacas y de caballos robustos que parecen insensibles al clima. Desde cualquier punto se tienen unas vistas impresionantes, que junto a la nieve que nos caía hizo la subida espectacular.

conungarabato

Seguimos subiendo, nos encontramos con la talla de la Virgen de Biakorri en lo alto de una cresta a unos 1105 m de altitud y aunque esté a 100 metros del camino os recomiendo ir a verla ya no por la talla si no por las vistas. A los 20 minutos abandonamos la carretera para continuar por una senda, he de advertir que esto no es una carrera hay que tomárselo con calma. Es entonces cuando en el Collado de Bentarte a 1310 m. nos encontramos con la Fuente de Roldán que nos da la despedida de Francia para entrar en tierras navarras. Es a partir de este lugar cuando durante el camino nos acompaña un frondoso hayedo hasta alcanzar el punto más alto, el Collado Lepoeder a 1430 m, donde aprovechando que ni llovía ni nevaba hicimos una parada para comer.

conungarabato

Entrada en Navarra

Entrada en Navarra

Aquí se presentan dos opciones, una con un descenso por fuertes pendientes y la otra por el alto de Ibañeta. Nosotros decidimos el primer camino y disfrutar del frondoso bosque de hayas que nos acompañó en la bajada y disfrutar de ese verdor tan poco habitual en nuestra tierra.

Después de realizar dicha bajada y tras ocho horas de camino llegamos a nuestro final de etapa que fue Orreaga-Roncesvalles.  No es propiamente un pueblo pero conserva las construcciones esparcidas alrededor de su Colegiata y su carácter como escala principal jacobea.

conungarabatoEl edificio más emblemático es la iglesia Colegiata de Santa María siendo el mejor ejemplo de gótico navarro y en el que podemos encontrar una bella imagen de la Virgen del siglo XIV. Nos presenta una planta de tres naves siendo la central de doble anchura que las laterales. La cubierta es de bóveda de crucería de nervios en la central y bóveda de crucería simples las laterales.

Interior de la Colegiata. Imagen de roncesvalles.es

Interior de la Colegiata. Imagen de roncesvalles.es

Otro de los elementos que podemos destacar por su belleza es el claustro de planta cuadrada y adosado a la iglesia, sustituyó al anterior destruido por el peso de una nevada en 1600.

Otros edificios del conjunto son la Capilla de San Agustín de planta cuadrada y donde se encuentra el sepulcro de Sancho VII el Fuerte, la Capilla del Espiritu Santo conocido como Silo de Carlomagno de planta cuadrada y sencilla bóveda de crucería simple, la biblioteca y museo, la Casa Prioral levantada en el siglo XIX y la Capilla gótica de Santiago de planta rectangular con muros de sillar y con una portada de arco apuntado.

Capilla de Santiago

Capilla de Santiago

Capilla del Espíritu Santo

Capilla del Espíritu Santo

Por último hablar del albergue donde nos hospedamos, me sorprendió para bien, me esperaba un edificio antiguo y poco cuidado, y fue todo lo contrario. Un edificio completamente restaurado y con una atención por parte de los voluntarios excelente. El edificio consta de tres plantas y a nosotros nos toco la tercera, he de decir que mucho mejor ya que en esta planta no hay literas si no camas individuales con sus correspondientes taquillas privadas.

Interior del albergue.

Interior del albergue.

Tras una noche de descanso nos pusimos en marcha a las 08.00 h de la mañana. Salimos de Roncesvalles acompañados por una lluvia constante y fina. Nos introdujimos en un hayedo que nos protegía de la lluvia, tras unos 30 minutos llegamos a la cercana población de Burguete.

conungarabato

Este “pueblo-calle” nos escolta durante todo el recorrido por él y su calle nos lleva al centro neurálgico de la población donde encontramos el frontón, la Casa Consistorial con pórticos de arcos en la planta baja y la iglesia San Nicolás de Bari edificada en el Renacimiento con una fachada adornada con temas populares y un retablo barroco recientemente restaurado.

Iglesia de San Nicolás de Bari en Burguete

Iglesia de San Nicolás de Bari en Burguete

Casa Consistorial

Casa Consistorial

Tras abandonar Burguete por pastos donde volvíamos a encontrar rebaños de vacas y ovejas nos introducimos en un bosque de hayas,avellanos,fresnos y álamos. Un precioso paisaje que nos invita a la tranquilidad y donde el único sonido es el de nuestros pasos, la de la lluvia y la de numerosos riachuelos que abundan en la zona.

Es a partir de aquí cuando nos encontramos con pueblos de características similares y volcados con los peregrinos como son Espinal/Aurizberri con su parroquia San Bartolomé de los arquitectos Esparza y Ayestarán de 1961 con cubierta a dos aguas de pizarra y de nave única.

Parroquia San Bartolomé

Parroquia San Bartolomé

Vidriera de la parroquia

Vidriera de la parroquia

Ábside semicircular de la Parroquia San bartolomé

Ábside semicircular de la Parroquia San bartolomé

Es entonces cuando empezamos a discurrir por un valle y la vegetación ya empieza a cambiar sin dejar de estar presente ese verdor favorecido por la humedad. Viscarret y Linzoáin son las siguientes poblaciones y es cuando nos introdujimos en la montaña, en un bosque ya de pinos y en una subida con un duro suelo de piedras.

En una cosa que no me había fijado y es entonces cuando me di cuenta, y es que el camino está lleno de placas, cruces y otros elementos recordatorios de las personas que se han dejado la vida realizando el Camino.

Subida al Alto del Erro

Subida al Alto del Erro

En el Alto del Erro a 801 m. de altitud se tienen unas vistas impresionantes de la Navarra pirenaica y es el comienzo del descenso bastante engorroso por lo rocoso del terreno al valle donde encontraremos Zubiri con su puente de la Rabia y Larrasoaña donde hicimos noche.

Puente la Rabia, Zubiri

Puente la Rabia, Zubiri

Larrasoaña

Larrasoaña

El día siguiente nos saluda con una niebla que hacía que el paisaje adquiriera otro encanto. Empezamos a andar tras tomar un desayuno caliente para coger fuerzas, poco a poco la espesa niebla fue dando paso a un sol que hacía tiempo que no veíamos. Pasamos por pequeños pueblos como Akerreta,Zuriain o Irotz siempre acompañados por el río Arga.

conungarabato

Akerreta

Mi intención era visitar todas las iglesias posible y empujaba sus puertas, unas veces con éxito y otras se quedaba “mi gozo en un pozo”. Es por eso que en Zabaldika cogimos un desvío para visitar su iglesia en lo alto de una colina. Yo os recomiendo ese desvío y llegar hasta la iglesia de San Esteban.

Allí nos recibió Sor Mariasu que te atiende maravillosamente. La iglesia es del siglo XIII construida en sillería en estilo románico de transición y con bóveda apuntada. Al entrar una talla en madera del Crucificado acoge a los peregrinos que dejan todos sus deseos alrededor de él. Debajo del coro está la pila bautismal del siglo XIII.

conungarabato

conungarabato

El retablo es del siglo XVII de estilo manierista. Pero la sorpresa nos la dio Sor Mariasu cuando nos permitió subir al campanario para poder ver y tocar las campanas, en concreto la más pequeña que es la más antigua de Navarra. Con un pequeño golpe se emite un sonido que lo inunda todo, maravilloso y que me encantó.

conungarabato

Tras esta magnifica experiencia nos dirigimos hacia Pamplona pasando por pueblos como Villaba, lugar de nacimiento de Indurain. Desde entonces el camino se convierte en puro suelo urbano, cruza Villaba y encara Burlada para entrar en la capital Navarra.

Río Ultzama en Villaba

Río Ultzama en Villaba

Entramos en Pamplona a través del puente medieval  de la Magdalena y nos dirigimos al albergue municipal. Al igual que el de Roncesvalles el de Pamplona me sorprendió. Enclavado en un edificio histórico y respetando al máximo la arquitectura eclesial originaria. De esta manera la arquitecta Mercedes Sánchez-Marco evita las instalaciones y las coloca en los módulos-muebles y coloca las literas en las naves laterales dejando la nave central como sala de exposiciones.

Albergue Municipal de Pamplona

Albergue Municipal de Pamplona

Después de una ducha nos dispusimos a visitar la ciudad. Hicimos el mismo recorrido que hacen los toros en San Fermín y tomamos unos pinchos en la calle Estafeta.

San Fermín

San Fermín

La calle Santo Domingo nos condujo a la plaza Consistorial donde encontramos el Ayuntamiento, edificio barroco construido en 1755 y del que se conserva sólo la fachada, ya que el resto fue derribado en 1951.

Ayuntamiento Pamplona

Ayuntamiento Pamplona

Otro de los edificios a destacar es la catedral de Santa María la Real situada en la parte más alta y antigua de la ciudad. Su fachada es neoclásica y como curiosidad podemos decir que en una de sus torres se alberga la campana María que es la segunda más pesada de toda España después de la de Toledo. La catedral presenta planta de cruz latina, tres naves y capillas entre los contrafuertes. La sobriedad domina el interior, cubierto con sencillas bóvedas de crucería en las naves y con diseños estrellados en la cabecera.

conungarabato

conungarabato

Pero sin duda, el verdadero tesoro del templo es el sepulcro de Carlos III el Noble y su esposa, una de las piezas más relevantes de la escultura gótica de la región y que data del siglo XV.

Iruñea es una ciudad hecha a escala humana y hay mucho que ver, en una tarde vimos lo que pudimos y lo que el cansancio nos dejó. Así pudimos visitar la iglesia de San Cernín del siglo XII. En la fachada principal se abre un pórtico de arcos ojivales cubierto con bóvedas de terceletes. Es de nave única cubierta con bóveda de crucería y presenta capillas laterales.

bóveda del pórtico de entrada

bóveda del pórtico de entrada

conungarabato

 

Otros edificios o lugares a destacar son la iglesia de San Nicolás, el Palacio del Gobierno Foral de estilo neoclásico, San Lorenzo, la maravillosa Ciudadela, la plaza del Castillo lugar que es un hervidero de gente, el Museo de Navarra, el palacio del Condestable de estilo renacentista y recientemente rehabilitado como centro cívico, el archivo Real y general de Navarra de Rafael Moneo o el Baluarte Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra de Francisco Mangado.

Palacio del Condestable

Palacio del Condestable

Monumento al Encierro

Monumento al Encierro

Archivo Real y General de Navarra

Vimos de Pamplona lo que pudimos en una tarde y como nos quedaron muchos lugares que visitar nos hicimos la promesa de volver, disfrutar de esta gran ciudad y por supuesto de sus san fermines 🙂

Mi Camino no acaba aquí pero me dejo el tramo Pamplona-Logroño para el siguiente post.

 

Fotos realizadas por Jose luis Núñez en abril 2014

Espero vuestras opiniones. Si tomas contenido de este blog sólo pido que nombres de donde lo has obtenido y si te ha gustado compártelo.